Rss Feed
  1. martes, 29 de enero de 2013


    El vuelo de los gansos


    Cuando cada pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él. Volando en V la bandada completa aumenta por lo menos el 71% más su poder que si cada pájaro volara solo.

    • Cuando compartimos una dirección en común y tenemos sentido de comunidad, podemos llegar a donde deseamos más fácil y más rápido.

    Cada vez que un ganso se sale de formación y siente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de volar solo y de inmediato se incorpora de nuevo a la fila para beneficiarse del poder del compañero que va adelante.

    • Si tuviéramos la lógica de los gansos nos conservaríamos unidos a aquellos que se dirigen en nuestra misma dirección.

    Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso toma su lugar.

    • Obtenemos resultados óptimos cuando hacemos turnos para realizar trabajos difíciles.

    Los gansos que van detrás producen un sonido propio de ellos, y hacen esto con frecuencia para estimular a los que van adelante a mantener la velocidad.

    • Una palabra de aliento produce grandes resultados.

    Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae herido de un disparo, dos de sus compañeros se salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo. Se quedan con él hasta que este nuevamente en condiciones de volar o muere. Sólo entonces los dos acompañantes vuelven a la bandada o se unen a otro grupo.

    • Si tuviésemos la inteligencia de los gansos, nos mantendríamos uno al lado del otro ayudándonos y acompañándonos.
    |


  2. lunes, 28 de enero de 2013

    Madurar es cuidar lo que dices, respetar lo que escuchas y meditar lo que callas
    |


  3. jueves, 24 de enero de 2013



    Su nombre, Victoria, evoca un triunfo militar. Sus alas de plumas parecen referirse a la libertad que da el vuelo. Su cuerpo pétreo, vestido con una sutil tela, y sus insinuantes curvas femeninas tienen algo de erotismo. La posición adelantada de su pierna derecha denota firmeza pero, al mismo tiempo, confiere levedad a la figura. Echamos de menos su cabeza y sus brazos, pero imaginamos aquélla de gran belleza y éstos en movimiento, acordes con tan hermosa figura. A su alrededor parece oler a mar y si prestamos atención quizás podamos aún oír el batir de las olas, mientras el fuerte viento se agita contra la escultura. 


    Su elaborada talla y su posición en una de las más amplias escaleras del Museo del Louvre, que la hacen ser objeto de las miradas de miles de personas cada día, han hecho de ella una de las más conocidas esculturas del mundo griego: la Victoria de Samotracia. El conjunto, realizado en mármol, alcanza casi los 3,3 metros de altura, ya que la Victoria va situada, como si de un mascarón se tratase, sobre un pedestal que semeja la proa de un navío.

    Se debate aún quién pudo ser el autor de tan soberbia obra. Algunos la atribuyen al escultor Pitócritos de Rodas, pero no se dispone de certeza irrebatible. Quien fuese que la tallase, alcanzó aquí uno de los cénits de la escultura no sólo de época helenística, sino de toda la cultura griega antigua, por no decir de todos los tiempos. Parece, en todo caso, que podemos asignarla a un autor de la escuela de Rodas que representó el momento en el que la Victoria alada se posa en la proa del navío, haciendo frente al propio movimiento del barco y a la fuerza del viento.

    Esto último explica el tratamiento dado a la vestimenta que la cubre, completamente pegada al cuerpo, sobre todo en la parte frontal, en la que la finura del tejido deja entrever el estómago e, incluso, el ombligo. Este hecho no nos resulta tan extraño a quienes vivimos en Sevilla. Recordemos que la estatua que corona la Giralda, aun hecha en bronce y más de mil setecientos años posterior, emplea el mismo tratamiento. Reflejar el efecto del viento sobre el cuerpo de un personaje, sobre todo femenino, es siempre un recurso interesante para un escultor y, al mismo tiempo, un reto considerable.

    Este gusto por pegar los ropajes al cuerpo, hasta hacer evidentes algunas de sus partes, documenta una técnica a la que ya había recurrido Fidias durante el siglo V a.C: los paños mojados. Pero la Victoria de Samotracia tiene más detalles de interés.

    Fijaos en la abundancia de pliegues de la parte inferior de la escultura, y en cómo se organizan en distintas direcciones, dando idea de que la Victoria se enfrenta a un verdadero remolino ascendente que quisiera atraparla. Ved cómo se cruza el manto por delante de las piernas o cómo la vestimenta se proyecta con rotundidad hacia atrás en el lado derecho del personaje. Asombraos de la longitud de las alas y de cómo se disponen las plumas, también sometidas al ritmo y la dirección del viento. Disfrutad de las curvas y de la delicada sensación de movimiento e inestabilidad que transmite esta obra.

    Quienes encargaron la Victoria de Samotracia no sólo conmemoraban un triunfo bélico; también hacían todo un canto a las fuerzas de la naturaleza, al viento y al mar. Pero imbuidos del antropocentrismo que caracterizó a toda la cultura griega, dejaron constancia de que esas fuerzas naturales podían ser dominadas por la figura de una Victoria. Con forma humana, aunque tuviese alas.

    |



  4. |


  5. viernes, 18 de enero de 2013


    Esta es sin duda una melodía que transmite tristeza, melancolía pero que a la vez encuentro de las más hermosas que he escuchado nunca, te deja encantado y no puedes más que oírla una y otra vez.
    Es una canción de estilo barroco readaptada por el compositor alemán Händel para la ópera “Rinaldo” (1711) y es esta una de las “arias” muy célebres de aquella época.  Fue la primera ópera compuesta por Händel en Londres y la primera ópera italiana escrita específicamente para la escena londinense.

     Lascia ch'io Pianga, en italiano y que significa “Deja que llore”, se aprecia un gran equilibrio. El canto intensifica el habla y la impresión. La canción tranquila, casi se oye como una declamación. En el barroco la fórmula melódica tiende a ser repetitiva, es a menudo como un estado de conversación, de pronunciación y liberándose de la persona misma el intérprete trata de interpretar el texto que se está cantando llenándolo de adornos vocales a su antojo.

    La ópera Rinaldo trata el tema de la Jerusalén y las cruzadas, basado en el poema Gerusalemme liberata del escritor italiano Torquato Tasso (1544-1595). En ella se narran
     los encuentros entre los cristianos y musulmanes al final de la primera cruzada, durante el asedio a Tierra Santa . 

    El lamento en boca de la protagonista Almirena, hija del capitán de la armada cristiana y prometida de Rinaldo es lo que escuchamos en este fragmento. El sencillo texto (“Deja que llore mi suerte cruel y que añore la libertad”) la convierte en una preciosa canción independiente de la ópera, presente en mil y un recitales.





    |


  6. martes, 8 de enero de 2013


    Me gusta este dibujo para un tattoo

    |


  7. lunes, 7 de enero de 2013


    Es curioso como imitan los niños a los adultos, 
    podríamos empezar a hacerlo al revés en algunas cosas


    Por ejemplo:
                          -En tenerlo todo por delante
                          -En la capacidad de seguir sorprendiéndose, de ser curiosos
                          -En disfrutar y divertirse con cosas sencillas y diarias
                          -En ser como esponjas
                          -En no ser rencorosos
                          -En sentirnos queridos
                            ...




    |


  8. domingo, 6 de enero de 2013


    |



  9. Bailarinas en el aire,
    livianas y femeninas,
    con elegancia y donaire
    y en hermosa indisciplina.


    Etéreas y cristalinas,
    como ese niñez lejana,
    prendidas en mi retina
    como el sol de la mañana.


    Frágiles e inalcanzables,
    como lo son las quimeras,
    emergéis inolvidables
    de mi memoria primera


    Si echo atrás la mirada,
    tiernas pompas de jabón,
    las veo aún, fascinada
    danzar en mi corazón



    |




  10. Propósitos

    Cuando comenzamos un nuevo año es como si hiciéramos borrón y cuenta nueva, el marcador del tiempo se pone de nuevo a cero y tenemos 365 oportunidades para trabajarnos el tiempo venidero y sacarle el mayor provecho posible.  

    Mis ilusiones para los próximos doce meses son muchas y supongo que a medida que avance el año se me irán ocurriendo más, pero las que tengo presentes en mi mente ahora son;

    • Estudiar y formarme más
    • Encontrar un trabajo en el que esté contenta ( muy importante)
    • Leer mucho más
    • Viajar (aunque a veces sólo pueda ser con los ojos cerrados)
    • Seguir soñando para avanzar
    • Conocer gente nueva e interesante
    • Amar a los que tengo a mi alrededor
    • Ganar independencia real                           




    Y sobre todo y para resumir lo anterior dicho, estar presente en cada momento, vivirlo, aceptarlo, disfrutarlo y siempre siempre aprendiendo y agradeciendo. Soy consciente de que el cielo viene con nubarrones y no se augura buen tiempo pero cada uno en su pequeña parcela puede empezar por cambiar algo si nuestras intenciones son positivas 



    |