Rss Feed
  1. domingo, 15 de abril de 2012


    |



  2. El poder de sanar creativamente

    Significa que a través de la expresión creativa y de diferentes técnicas holísticas se pueden sanar o integrar todos los aspectos de nuestro ser físico, energético, emocional y mental, con nuestro núcleo más profundo o alma.
    La conexión interior que se establece se manifiesta como una intuición personal, inteligente y sabia, que nos va guiando hacia aquello que nos ayuda a aceptar, ver, escuchar, sentir y disfrutar lo que yo soy realmente, sin juicios de valores ni comparaciones.
    La señal de que logramos esta conexión es la sensación de paz, plenitud y dicha que experimentamos.
    Arte significa conectar y sanación es la integración y equilibrio de todos nuestros cuerpos (físico, energético, emocional y espiritual) en una unidad.


    |




  3. El Té verde
    El té es una infusión excitante, con propiedades mucho más beneficiosas que el café. Primero porque la cafeína del te excita en menor medida y durante más tiempo que el café, y en segundo, porque el té es un potente antioxidante que nos ayuda a combatir los radicales libres.
    Según la Medicina Tradicional China el té (camellia sinensis), previene las caries, combate el colesterol, elimina grasas, alarga la vida… y un largo etcétera de propiedades que hacen de esta infusión una auténtica medicina preventiva. Poco a poco estas cualidades se van demostrando por la medicina moderna y cada vez son más los occidentales que incorporan el té a su dieta diaria.



    |


  4. jueves, 5 de abril de 2012


      ¿Alguien recomienda un libro interesante?

    |




  5. Un libro recomendable...


    Los Pasos Perdidos de Alejo Carpentier

    Nos hallamos ante una gran aventura, la aventura del viaje a lo desconocido, en las profundidades de una selva como la amazónica hasta un poblado primitivo. Para alcanzarlo se necesitaron sólo unas pocas semanas. No obstante, parece que han transcurrido cientos, miles de años porque, al viajar, se ha desandado en el tiempo, hasta el punto que, al final del periplo, nos encontramos con el ser humano en su estado primigenio, cuando comenzaba sólo a nombrar las cosas. Quien realiza este viaje es un hombre amargado, enajenado, procedente de la civilización más adelantada tecnológicamente y, al mismo tiempo, más implacable y destructora espiritualmente. Nuestro protagonista tendrá que decidir si quiere permanecer en un mundo primitivo, carente de bienes materiales pero donde ha encontrado la felicidad, o retornar a la civilización donde es infeliz aunque posea «todo». Difícil dilema que puede ser el de cualquiera de nosotros. En resumen, Los pasos perdidos constituye una profunda reflexión sobre el mundo de la modernidad y la situación en la que vive el ser humano, todo ello dibujado a través de lo real maravilloso y de un lenguaje barroco que Carpentier, como nadie, llevó hasta sus últimas consecuencias; en definitiva, una obra maestra de la literatura.



    |



  6. Todo a pulmón

    Que difícil se me hace,
    mantenerme en este viaje,
    sin saber a dónde voy en realidad,
    si es de ida o de vuelta,
    si el furgón es la primera,
    si volver es una forma de llegar.
    Que difícil se me hace,
    cargar todo este equipaje,
    se hace dura la subida al caminar,
    esta realidad tirana,
    que se ríe a carcajadas,
    porque espera que me canse de buscar.
    Cada nota, cada idea,
    cada paso en mi carrera,
    y la estrofa de mi última canción,
    cada fecha postergada,
    la salida y la llegada,
    y el oxígeno de mi respiración,
    y todo a pulmón todo a pulmón.
    Que difícil se me hace,
    mantenerme con coraje,
    lejos de la transa y la prostitución,
    defender mi ideología,
    buena o mala pero mía,
    tan humana como la contradicción.
    Que difícil se me hace,
    seguir pagando el peaje,
    de esta ruta de locura y ambición,
    un amigo en la carrera,
    una luz y una escalera,
    y la fuerza de hacer todo a pulmó
    n.


    |



  7. Viajar...


    Un nuevo día más, una noche más y así se forma una rueda monótona e insulsa que hace que la rutina se apodere de nuestras vidas. Mientras tanto yo...
    Ansío salir, me siento como un animal enjaulado, como un vampiro sin reflejo en los espejos, ansío conocer, descubrir, saber, aprender. Todos tenemos algo en la vida que queremos cumplir antes de morir, yo deseo viajar, conocer gente y lugares y perderme por ahí.
    Aún más en estos días últimos tan aburridos y monótonos  en esta ciudad que o bien es aburrida o quizás no se exprimir lo que ha de mostrar… sea como sea, sé que hay playas, montañas, ríos, lagos, rincones, ciudades, mezquitas, palacios, calles y sobre todo personas esperando a ser descubiertas capaces de mostrarme nuevas formas de pensar, de vivir experiencias, sentimientos, energías y eso no quiero perdérmelo...
    Porque puede que en ponerse a viajar así con esa intensidad y disfrutar del camino se encuentre el pleno sentimiento de libertad...







    |